Make your own free website on Tripod.com

HUELGA EN FANALOZA.
Porque si fuera por la voluntad del patrón seguiríamos peor

Fanaloza es una empresa perteneciente al Holding Cisa con empresas en Colombia y Estados Unidos, cuyo dueño es socio mayoritario del canal de televisión Megavisión y ex presidente de la Fundación Pinochet, Hernán Briones, quien ha convertido el negocio de los sanitarios en un monopolio, absorbiendo incluso a su más cercano competidor Lozapenco.

Por más de 15 años en Fanaloza se negaron a pagar las horas extras que significaba trabajar domingos y festivos o incluso quedarse fuera del horario de trabajo, alejados de sus familias, sólo para enriquecer los bolsillos del patrón. Pero sólo por presiones del sindicato y de los trabajadores es que hoy día a estos trabajadores se les están pagando las horas extras.

Pero eso no son los únicos problemas de los trabajadores de Fanaloza, los reajustes salariales nunca han superado el IPC, sabiendo que el costo de mantener una familia aumentan mucho más que esa pequeño porcentaje. Incluso los trabajadores reclaman que su salario apenas alcanza al salario mínimo, situándose en $ 107.000 más bonos de incentivo por producción. Pero los más graves problemas que enfrentan los compañeros de Fanaloza son las prácticas antisindicales que el patrón efectúa impune como dueño de fundo. Así, de más de 260 socios con los que contaban el año pasado, hoy la cantidad de trabajadores sindicalizados llega sólo a 60.

El patrón, aprovechándose de la inestabilidad económica en la que mantiene a sus trabajadores, donde el salario apenas alcanza para pasar el mes, ofreció jugosos préstamos descontables por planilla, con el único requisito de estar fuera del sindicato. Es fácil imaginar que muchos de estos trabajadores optaron por salirse del sindicato para optar al crédito. Pero no contaban que el patrón de fundo, una vez desafiliados del sindicato, los iba a cortar y descontar el préstamo de un paraguazo.

Así, los trabajadores iniciaron en el mes de julio una huelga que se prolongó por más de 35 días exigiendo un reajuste salarial y una mejora en los bonos de incentivo, así como también el término de las prácticas antisindicales. Las primeras movilizaciones se realizaron hacia la inspección del trabajo en dónde habían interpuesto demandas por prácticas antisindicales y aunque parezca increíble, el no cumplimiento de las mismas leyes que hacen los empresarios y que los beneficia a ellos mismos: las leyes laborales. Se dirigieron hacia ese lugar ya que las grandes influencias del patrón hizo que ni siquiera se despacharan los antecedentes a los tribunales, ni menos que los inspectores se dignaran a comprobar en terreno tales denuncias.

Las pérdidas de la empresa, durante más de un mes de movilizaciones, superan ampliamente los costos de las peticiones de los trabajadores, teniendo incluso que viajar ejecutivos de la empresa a estados Unidos a revisar embarcos defectuosos. Sin embargo, pese a que las plantas no funcionaron siquiera al 60% el patrón no ha querido ceder a las justas demandas de sus trabajadores.

Una de las experiencias más grandes para los trabajadores de Fanaloza fue contar con el apoyo de pobladores y secundarios de Cerro Navia (lugar donde se encuentra la empresa) con quienes participaron en algunas marchas y movilizaciones.
En palabras de los mismos trabajadores, lo que los ha impulsado a movilizarse es que ya peor no podrían estar, que no tienen nada que perder. Además que si esperan que por voluntad del patrón se mejore su condición laboral van a estar esperando eternamente, ya que si fuera por el patrón, seguiría aumentando la miseria con tal de sacar más utilidades y llenarse más y más los bolsillos.