Make your own free website on Tripod.com

Un testimonio sobre el pasado 8 de marzo
Para las
mujeres proletarias
no hay día de la mujer

8 de marzo, "día de la mujer". Son las 17.30 hrs. de una tarde calurosa. Camino bajando por la Alameda Bernardo O'higgins. En la misma dirección veo caminando pequeños grupos de mujeres, jóvenes, niñas, de edad media, y ancianas. A lo lejos se escucha música y se divisan agitándose, banderas multicolores. A medida que me acerco comienzo a ver una multitud congregada frente a un gran escenario flanqueado por torres de gigantescos parlantes que lanzan al aire melodías andinas. A un costado una pantalla gigante permite ver los detalles de lo que ocurre sobre las tablas. Por detrás sobresale el memorial construido por la dictadura "a los mártires de carabineros". En el lado contrario se pueden ver los fierros retorcidos que sobresalen de las negras ruinas que quedaron luego del incendio de una parte del edificio "Diego Portales" ex "Gabriela Mistral" aún ocupado por el Ministerio de Defensa.

La masa de unas mil personas está compuesta en su mayoría por mujeres. Pertenecen la mayoría a sectores pequeñoburgueses profesionales, empleados de gobierno, ONGs, estudiantes, etc. Las mujeres proletarias no abundan aquí. En este ambiente de fiesta se divisan mujeres con bandas presidenciales que destacan sobre vestidos blancos celebrando el triunfo electoral de "la primera mujer presidente de Chile". Unas tiran al aire volantes otras reparten hojas, o venden periódicos con temas sobre la situación de la mujer, contra su discriminación, contra la violencia intrafamiliar, etc. Siguen llegando mujeres en pequeñas columnas: de la CUT, de las minorías sexuales, et. Un grupo de jóvenes anarquistas se ha instalado como una mancha negra entre la multitud. En el escenario está actuando la Rosita González presentando un fragmento de "La Negra Ester", es la misma actriz que salía en la franja del JUNTOS PODEMOS MAS apoyando a Tomás Hirsch.

Después de un rato de observación he caído en cuenta de que este acto está organizado por el gobierno de Lagos es "un acto oficial" de propaganda. Sigo mi camino Alameda abajo cruzándome con otras columnas que suben portando banderas del PODEMOS, del "PC", de los pueblos originarios, etc. Cruzo la avenida y camino orillando el cerro santa Lucía. Al aproximarme a la Biblioteca nacional una columna que sube por la Alameda atrae mi atención. Son entre 200 y 300 mujeres que portan grandes lienzos de papel y de tela sostenidos por largos colihues. Van algunas con sus niños. En tercera fila, a la cabeza de la marcha una mujer empuja un cochecito en el que va inocente un niño de unos tres años. Marchan combativas, con sus gritos de protesta, tocando pitos y batiendo palmas. Se les ve dignas y serenas en su pobreza, seguras en los justo de su causa. Son mujeres proletarias, pobladoras que conforman organizaciones de deudores habitacionales. Han marchado toda la tarde por las calles del centro de Santiago. Ahora se dirigen hacia el acto organizado por el gobierno.

Repentinamente algo sucede. Un "guanaco", un "zorrillo" y una micro de pacos se detienen a contrapelo de la marcha solo separados por la reja que divide el bandejón central de la Alameda. Los policías comienzan a bajar con sus cascos y armaduras plásticas. Saltando la reja a la altura de la calle San Isidro rodean a las mujeres intentando desviarlas por Carmen o Diagonal Paraguay atestada de vehículos. Las pobladoras continúan adelante ahora en un sector de la Alameda completamente despejado a propósito, para permitir el avance de las marchas de mujeres que concurren al acto. En esta zona despejada otras columnas de mujeres avanzan sin problemas. Sin embargo los carabineros están empeñados en impedir que las deudoras habitacionales no lleguen hasta el acto. No cabe duda que hay instrucciones precisas del gobierno. Antes que la pequeña columna llegue a la calle Lira los vehículos policiales se atraviesan en la calle para formar una barrera y el carro lanza-agua actúa en contra de las mujeres y sus hijos. Los pacos reprimen con la brutalidad propia de los "maridos golpeadores", realizan detenciones, y rompen los lienzos. Las mujeres fueron disueltas, en medio de la condena de todos los que transitaban por el lugar.

Más tarde me enteré que aquella noche hablaba en aquel acto, Michelle Bachelet presidenta electa que asumiría el cargo tres días después. Durante su discurso las pobladoras igualmente alzaron su voz, luego de conseguir infiltrarse en el acto que supuestamente era para todas las mujeres chilenas.

Estos hechos nos indican que las mujeres pertenecen a diversas clases sociales que luchan entre sí, y que no son un sector homogeneo como tratan de hacernos ver las clases dominantes. Una mujer en la presidencia jamás podrá cambiar esta realidad menos aún cuando ella representa a un sector de las clases que oprimen al pueblo.

¡¡Viva la lucha de las mujeres deudoras habitacionales!!
¡¡Viva la lucha de las mujeres proletarias y populares!!