Make your own free website on Tripod.com

CONTRATISTAS DE CODELCO
Acuerdo del 07 de febrero 2006

La prensa burguesa informaba el 8 de febrero la firma del "Acuerdo Final" alcanzado el día anterior en una mesa tripartita compuesta por representantes de los sindicatos de los trabajadores contratistas (Danilo Jonquera, Cristián Cuevas y Miguel Santana, entre otros), los empresarios contratistas (Pablo Gutiérrez) y Codelco (Daniel Trivelli, Fernando Moure y Daniel Sierra).

Después de más de un mes de movilización y algunas negociaciones, el acuerdo que puso fin al conflicto, o más bien dio una tregua, es el siguiente:

- No se paga el bono de $ 500 mil.
- Codelco se compromete a especificar en las bases de licitación y contratos respectivos, la obligatoriedad de las empresas contratistas de cumplir con la ley 19.494 sobre trabajos pesados, la ley 16.744 sobre accidentes del trabajo y enfermedades profesionales, y varias disposiciones sobre capacitación.
- Programa de fiscalización laboral permanente, tomando como base el acuerdo suscrito por la Dirección del Trabajo, Codelco y la Federación de Trabajadores del Cobre (FTC)
- Para licitar con Codelco las empresas contratistas deben entregar ropa de trabajo a los operadores. Mientras no se aplique la medida, los trabajadores recibirán un bono de $ 15.000 mensuales brutos desde el 1 de febrero de 2006.
- A su vez, Codelco se comprometió a construir dependencias para el cambio de vestuario ('casas de cambio') en la División Andina, y a recompensar con un bono de $ 10 mil al mes por el tiempo que tarde la implementación.

Al revisar los puntos del acuerdo se puede advertir que no hay ganado por parte de los trabajadores nada sustancial, lo que se obtiene básicamente es que se respete y cumpla las leyes que ya existen y derechos que ya habían sido alcanzados por trabajadores de planta y que no se les había otorgado o se les había quitado a los contratistas. Por tanto los beneficios alcanzados en este acuerdo están muy por debajo de las expectativas de los trabajadores, quienes con justa razón se mostraron descontentos.

Fue poco lo obtenido. Se debe tener presente que históricamente y dentro de la lógica capitalista, los grandes empresarios jamás han cedido al obrero un sólo derecho en forma gratuita, sino que, hasta el más miserable beneficio ha debido ser arrebatado a la gran burguesía con organización, movilización y lucha de los obreros, y este ha sido en parte el caso ahora con los trabajadores contratista. En este punto, la tarea de fiscalización que deben hacer las bases y los socios de un sindicato sobre sus dirigentes y los acuerdos alcanzados es irrenunciable e imprescindible, y sobre esto hay sólo dos posibilidades, o se defienden los intereses de los trabajadores, o se defiende los intereses de los empresarios.-