Make your own free website on Tripod.com

Continúa la crisis provocada de la educación superior
LA EDUCACIÓN SUPERIOR
DESACREDITADA

A finales de enero una dura noticia recibieron los trabajadores, académicos y estudiantes de la Universidad de Playa Ancha. Esta casa de estudios es una de las tres universidades estatales que no logró obtener la acreditación, junto con la Universidad de Los Lagos y la Universidad Tecnológica Metropolitana.

¿Qué es la Acreditación?

La acreditación es la certificación de la calidad de los programas de estudios de las distintas carreras que imparten los planteles de educación superior en Chile.

El accionar de las comisiones se enmarca dentro del MECESUP (plan de mejoramiento de la calidad de la educación superior) que lleva acabo el Estado burgués chileno junto con el Banco Mundial y el Fondo Monetario Mundial, agentes del imperialismo norteamericano, que buscan convertir en un negocio los anhelos de educación del pueblo.

A esta universidad acceden principalmente sectores de la clase media empobrecida, estudiantes y padres que anhelan mejorar su condición de vida a través de un título que les permita acceder a mejores empleos, estos mismos títulos son los que hoy en día pierden validez frente a la No acreditación de la Universidad.

La bancarrota de la UPLA

La UPLA tiene hipotecados tres de los cuatro edificios mas importantes que conforman su estructura; la facultad de Ciencias, Artes y Rectoría.

Constantemente los sueldos de los profesores y funcionarios no son cancelados en la fecha correspondiente, demorándose varios meses en algunos casos.

Las autoridades han endurecido el cobro de los aranceles que deben cancelar los estudiantes en un intento por tratar de apalear el déficit con los bolsillos de los estudiantes y sus familias, siendo inflexibles con deudas que antes se podían repactar.

Las razones de la acreditación está dadas por el actual endeudamiento de la universidad, y la burocratización de su organismo administrativo, los funcionarios temen que esta causal sea motivo de despidos y que varios servicios que requiere la universidad para su funcionamiento sean externalizados. Es decir trabajadores sin beneficios y ni siquiera bajo el amparo de las precarias leyes laborales.

La no acreditación ha afectado también a los estudiantes en la forma en que financian sus estudios. Con la promulgación de la nueva ley de Financiamiento es requisito para las universidades estar acreditadas para que sus alumnos puedan acceder al crédito con aval del estado. Este año ningún estudiante de la UPLA podrá acceder a dicho crédito.

En definitiva esta es una medida más que busca ahogar a las universidades estatales que quedan, para que sea inevitable su total privatización, y de paso consolidar a la educación como un negocio redondo para traficar con las esperanzas del pueblo.
Los estudiantes hoy preparan movilizaciones para luchar en contra de esta nueva arremetida antipopular.

¡¡Nuestra tarea hoy es defender el derecho a la educación!!
¡La defensa del derecho a la educación se hace con organización y lucha!