Make your own free website on Tripod.com

LOS TRABAJADORES DE MUEBLES PARÍS
SE TOMAN LA FÁBRICA

El lunes 31 de julio, cuando los secundarios volvían de sus vacaciones,
más de 350 trabajadores se estaban tomando la fábrica en la que trabajan.

En Vespucio Norte a la altura del 1100 se encuentra una más de las empresas de Horst Paulman. Este alemán es uno de los empresarios más importantes de Sudamérica en el negocio de la distribución a través de Cencosud, controla grandes cadenas comerciales en Argentina y en Chile.

Llega a Chile en 1950 junto a sus padres, y desde muy joven se inició en los negocios, tanto en nuestro país como también en Argentina. Se ha transformado en uno de los monopolistas más poderosos del país, dueño de Jumbo, Supermercados Santa Isabel, Easy, Almacenes París, Supermercados Las Brisas, Montecarlos, y recientemente Economax, entre otros.

En el negocio de los supermercados se hace patente la tendencia del capitalismo a la concentración, la tendencia al monopolio. Los capitalistas para competir comienzan a fusionarse, a crear conglomerados cada vez más grandes y poderosos que se comen a los medianos y pequeños, y esa riqueza proviene del trabajo humano.

Por tanto, pese a que Paulmann argumenta que se ha enriquecido en base a la creatividad y a la audacia, lo cierto es que se ha enriquecido a costa del trabajo de sus más de 50.000 empleados.

NORDIK es una de las razones sociales que ha adquirido Paulmann (tiene aproximadamente 60 distintas). En esta empresa se fabrican los muebles a vender en Almacenes París, empresa que adquiere hace muy poco tiempo.

Desde ese entonces los trabajadores de Muebles París (NORDIK) han visto cómo han empeorado sus condiciones de trabajo. Es por ello que han decidido ir a la huelga legal adoptando medidas de presión más fuerte que la sola huelga. Así, desde el primer día de la huelga hacen ocupación de la fábrica, con una altísima votación de aprobación a la medida de fuerza (de los 350 trabajadores sólo 7 votaron que no).

El lunes entraron a la fábrica los hombres y mujeres que enriquecen al alemán, decididos a llevar adelante la huelga. Se vienen preparando desde meses, con un fondo de huelga de varios millones de pesos, y alimentos que han reunido con entregas realizadas por los propios trabajadores. El día de la huelga se le entregó a cada trabajador un pedido para aprovisionarse durante este periodo de movilización. Funcionan con distintas comisiones: disciplina, abastecimiento y logística son algunas de ellas. Todas estas medidas han permitido una gran decisión y unidad dentro del sindicato, lo que les permitió realizar el día lunes, en la mañana y en la tarde, cortes de calle en la Avenida Vespucio durante casi dos horas, paralizando completamente la circulación de vehículos.

A la fecha del cierre de la edición los trabajadores siguen adelante con las medidas de presión, veremos cómo responde esta vez el pulpo.

 


LOS TRABAJADORES OPINAN:

“de los años que tiene esta empresa, primera vez que se hace una huelga, porque nosotros no estamos pa sinvergüenzuras, necesitamos sueldos dignos, sobre todo los que llevan más tiempo en la empresa, por eso estamos peleando por algo justo”
Si hay una causa justa hay que hacerlo, hay que irse a la huelga y movilizarse, porque hoy día la gente debe trabajar por un sueldo digno”
“Creemos que hay que hacerle un cambio a este sistema, la gente de nuestra generación ya creemos que tenemos que dejarle un legado a la juventud: que se acabe la esclavitud pagada. El proletariado es el que maneja los hilos”
“Nosotros queremos el bien pa’ las nuevas generaciones, no pa’ nosotros, nosotros hacemos esto por los hijos, pa’ llevar el sustento. Yo creo que nos estamos perdiendo como país, le estamos dando a gente de afuera nuestra riqueza”
“Aquí se dice que en París todos ganamos, pero eso no es así, por eso nos fuimos a la huelga…, por nuestras familias. Si uno no luchas por sus derechos, los gerentes siempre se van a pasar más allá”
“Yo digo que hay que luchar por los valores de uno, y que nunca los pasen a llevar las personas de arriba, porque las personas de arriba se están aprovechando mucho de los trabajadores. Hay mucha injusticia”
“Los trabajadores tenemos que estar unidos, luchando por nuestros derechos. La única forma estar unidos”
“Primera vez que estoy en huelga y ahora que estoy desde adentro se en realidad por lo que se pelea y el beneficio que se logra. Antes desde afuera yo veía que estaban puro haciendo desorden, pero ahora que me ha tocado a mí se que lo hacen por que están luchando por sus derechos”
“Yo a otra mujer trabajadora le diría que apoyara, que se uniera no más con el sindicato, con sus compañeros; aunque en la casa le digan que no, por que si no defendemos nuestros derechos, y si uno no se une y no lucha las mujeres siempre somos pasadas a llevar. A las mujeres nos pasan a llevar doblemente, como trabajadoras y como mujeres, así que no hay que tener miedo. Pase lo que pase, yo quedo conforme porque yo luché por lo que yo creía que era lo correcto para mí y para mis compañeros”