Make your own free website on Tripod.com

LA HUELGA DE JUAN BASS HA TERMINADO
Luego de aproximadamente 26 días de huelga, los 125 trabajadores de Juan Bass han decidido reiniciar las labores productivas.

Durante estos más de veinte días la huelga recibió el fraternal apoyo de distintos sectores. Distintas personas se acercaron a brindar su apoyo a esta nueva lucha, con sus recomendaciones y experiencias, con mercadería, con baño, agua, madera, plásticos, etc.

Fueron apoyados por sindicatos, estudiantes, trabajadores cercanos a la fábrica que solidarizaron, toda una familia que se puso a disposición de los trabajadores en huelga, etc.

En esta huelga las mujeres tomaron un papel protagonista, fueron activas, inquietas, alegres y dispuestas a buscar cualquier alternativa que fortalezca la movilización.

Así, decidieron tomarse la fábrica; un poco temerosos, pero dispuestos a todo. La toma no duró mucho, rápidamente llegó carabineros, quienes no dudaron en terminar con esta medida de presión. Esto los motivó a un nuevo paso.

En eso estaban cuando decidieron –tanto mujeres como hombres- dormir fuera de la empresa, con unos cuantos palos y unos plásticos armaron lo que iba a ser su refugio durante varios días. Se abrigaban con fogatas, que realizaron con el apoyo de los trabajadores de la fruta del sector que entregaban madera para prender. Y se protegían del frío con la camaradería que reinaba en el lugar: un buen ambiente entre los compañeros, harto chiste y risas, pero también respeto, se cuidaban unos a otros, se veía un ambiente de unión.

Debemos denunciar la actuación de un falso fiscal que llegó al lugar señalando que la huelga era ilegal. Pretendía con esto frenar la movilización, pero no lo consiguió. No lo logró, porque la huelga era legal, y no lo logró principalmente porque aunque la huelga hubiese sido ilegal, era una huelga justa, que los trabajadores estaban dispuestas a defender.

Denunciamos también a Carabineros de Chile, actuando a las faldas del patrón, llenando sus estómagos dentro de la empresa junto a los gerentes y jefes, mientras en las poblaciones robaban, traficaban, pasaba de todo. Mientras se llena la guata con el patrón, a carabineros no le importa lo que pasa en la población. Esto es una muestra más de que las fuerzas represivas no están al servicio de las necesidades del pueblo. En momentos de crisis y de conflictos la institución se pone al lado de la burguesía y en contra del pueblo.

En las calles de San Ignacio con Panamericana Norte se escuchaban las consignas:

"JUAN BAS, JUAN BAS, DEJA DE PULPEAR, ARREGLA LOS SUELDOS Y VAMOS A TRABAJAR."

Luego de 26 días de huelga el sindicato decide retomar las labores productivas. Lograron un reajuste del 4%, aproximadamente un 1% anual, menos de lo que el sindicato pedía. El pulpo no quiso ceder más.

Los pulpos nunca quieren ceder, los pulpos siempre quieren acumular. Cuando ceden es porque no resisten la presión, no resisten la inestabilidad que representan para él los obreros organizados.

Ante pulpos descarados, obreros organizados.

Gran apoyo por parte de distintos sindicatos y sectores del pueblo han recibido los trabajadores de Juan Bas.

Dentro de las recomendaciones y la síntesis de experiencias que les hacían a los trabajadores de JB diferentes sindicatos, nos parece importante destacar las siguientes:

1. El contrato colectivo puede firmarse por un plazo entre dos y cuatro años, pero lo peor que puede hacer un sindicato es negociar el contrato colectivo a 4 años. Con ello no sólo se deja sin posibilidad de mejoras de sueldo a los trabajadores si la negociación no es tan buena, sino que mientras más corto sea el periodo de vigencia mayores beneficios se pueden negociar en un nuevo contrato.
2. La negociación colectiva no termina con la firma del acuerdo, sino que se debe comenzar inmediatamente a preparar las condiciones para que la próxima negociación sea victoriosa. Los patrones ya se están preparando para poder quitarnos más beneficios, contratan abogados y tienen las leyes a su favor. Nosotros debemos prepararnos conformando fondos de resistencia y emergencia por si la huelga se extiende por más tiempo, desarrollar tareas de agitación y propagandas permanentes dentro de las fábricas, fortalecer el sindicato y captar el mayor número de socios.
3. Antes de la negociación colectiva se deben estudiar las ganancias reales de la empresa ya que ésta siempre manipula los balances para registrar perdidas. Esto se hace recopilando qué cantidad de producto elabora cada trabajador, cuál es su precio de mercado, cuánto se gasta en producirlo (materias primas, luz, etc.) y con cuanta cantidad de trabajo el obrero cubre el valor de su salario. Por ejemplo, según datos del sindicato de CCU, un trabajador que se desempeña en el área de latas de cerveza en sólo 2 horas cubre el costo de su salario, las demás 6 horas las trabaja para enriquecer al patrón.

Para que una huelga sea efectiva debe atacar lo que más le duele al patrón: parar la producción. Si no se logra eso el explotador aunque trabaje a media máquina puede paliar los efectos de la huelga y dilatarla hasta encontrar el desgaste de los trabajadores y que finalmente entren a trabajar con el mínimo de beneficios. En este sentido las huelas más efectivas han sido en las que las empresas son tomadas por sus trabajadores o aquellas en que la gran mayoría de los trabajadores apoyan la huelga y la fábrica simplemente no produce.