Make your own free website on Tripod.com

Evaluación de las movilizaciones secundarias
“Lo más importante es la conciencia que tomaron los alumnos”

Uno de los últimos focos del pasado movimiento estudiantil se apagó en Valparaíso, pero no completamente. Esta es la mirada de un estudiante que participo activamente en las movilizaciones de esta ciudad. Antes de entrar a clases en un preuniversitario popular, se da un tiempo para conversar con ND y hacer un análisis de lo que fue el pasado movimiento.

¿Cómo fueron los inicios y el desarrollo del movimiento secundario?

La coordinadora lleva varios años, como tres a cuatro, yo participo en la coordinadora hace dos años y medio. Desde el año pasado ya estaba nuestro petitorio, participábamos en las movilizaciones pero no pasábamos más allá de los $5 o $20 por el pase escolar. Los alumnos sólo se movilizaban por este tema, no se tomaba conciencia, hasta que vino el boom que tomó este año el movimiento.

Primero nos empezamos a reunir y se agitó más en las asambleas y empezaron a participar más liceos. El rol que jugó cada uno de los representantes en la coordinadora era distinto, dependía de lo que nosotros les dijéramos a los alumnos como ellos iban a actuar. Mientras les íbamos comentando lo que nosotros pensábamos, ellos iban reaccionando y en eso incidió la actuación de cada dirigente. Nos pusimos de acuerdo, que mientras el gobierno no nos pescara igual íbamos a seguir movilizándonos.

Llego un momento en que Santiago empezó con las tomas, al contrario como se hizo aquí en Valparaíso, en la quinta región; en donde se hizo el trabajo de masas primero, informando a las bases y después se dio paso a las tomas, rápidamente todos los liceos se plegaron en un momento en que el gobierno había sido tan “apretado”. Se siguió agitando hasta que en un punto la mayor parte estuvimos concientes, empezamos a generar presión y al gobierno no le quedó otra que formular una mesa en que estuviéramos presentes los alumnos, pero así y todo nuestro rol no esta completo, nosotros queremos que todos los actores de la educación estén presentes, no solamente quienes hoy hacen las leyes.

¿Porque este año prendió tan fuerte?

Yo creo que tantos años de organización, tantos años de lucha, o sea tantos años me refiero como a tres, cuatro años, igual fue un trabajo pesado, por mi parte yo llevaba dos años y medio. Tomamos más conciencia, entonces les hicimos ver a los alumnos que realmente la educación estaba mal, y de un día para otro empezaron a tomar conciencia los profesores, los alumnos, el gremio educacional completo, yo creo que así empezó todo.

¿Cuáles son los grandes aciertos de estas movilizaciones?

Para mi lo que más me ha gustado es la conciencia que tomaron los alumnos. Porque se podría decir que fueron migajas lo que dio el gobierno. Lo más importante es la conciencia que tomaron los alumnos.

¿Cuáles son las cosas que aprendiste para aplicarlas a otras luchas que vendrán?

Dejar en claro las cosas que queremos desde un principio, y bien en claro porque nosotros al principio queríamos una mesa y se nos tiro por encima, y fue más inteligente el gobierno y nos tiró un consejo asesor, el cual no es resolutivo. De ahí que, en adelante hay que poner las cosas bien claras y no tirar sólo palabras porque las palabras se las lleva el viento. Otra cosa, es la politización de las movilizaciones a favor del gobierno, fue lo que paso en Santiago en que algunos de los voceros eran del partido del gobierno y eso afectó al movimiento.

¿Cuál crees que fue el objetivo más importante que quisieron alcanzar los secundarios?

El más importante, entre comillas, era la derogación de la LOCE, realmente derogación no reformulación. Estamos aburridos de los maquillajes, nosotros queremos una real Ley Orgánica Constitucional de Enseñanza para los Estudiantes.

Lo que nosotros pedíamos desde un principio era una mesa de trabajo, no pedíamos un consejo asesor presidencial, porque nosotros estamos claros que nos desfavorece totalmente, como tampoco podíamos estar fuera de el, nosotros tomamos la decisión de participar, pero solo como un tema de fiscalizar. Hace varios años que no se veía que los alumnos estaban tan atentos: los cabros chicos como nos decían, los desordenados, los que íbamos a destrozar las calles, estuviéramos tan atentos a lo que pasaba en el país en la educación.

¿Qué proyecciones les ves ahora?

Mira, nosotros ahora estamos reorganizándonos, reagrupándonos, y seguimos trabajando con el alumnado que no estuvo conciente en tiempos de movilizaciones, de las tomas. De aquí en adelante buscamos tomar una mejor organización y levantar de nuevo esta lucha que igual costó y todavía no está apagada. Todavía está prendida en todas las personas que estuvieron en el movimiento -no tan solo los dirigentes -, y en todas las personas que en este momento están jugando un rol fundamental, en seguir concientizando a las demás personas, sean los padres, sean los vecinos, sea quien sea que este rodeándolos a ellos, ellos van a seguir concientizando para poder levantar un movimiento social.