Make your own free website on Tripod.com

Israelíes llevan a cabo las enseñanzas de Hitler

Lista Schindler” o “El diario de Ana Frank” y se horrorizan frente a las fotografías de los campos de concentración. Cualquiera pudiera pensar, entonces, que los israelíes en general y los judíos en particular han desarrollado una gran sensibilidad frente a los genocidios contra los pueblos. Sin embargo, ha sucedido todo lo contrario. Quienes se indisponen ante todo lo que tenga que ver con el holocausto nazi llevan a cabo su propio holocausto en contra de los pueblos vecinos. Los mismos que dicen aborrecer todo lo que huela a nazi se han transformado en los nazis del siglo XXI.


El 13 de julio Israel, alentado y apoyado por sus amos yanquis, inició una nueva ofensiva contra el pueblo del Líbano.

Los gobernadores israelíes sostienen que la nueva arremetida es en respuesta al secuestro de dos soldados de su país por parte del grupo militar-religioso Hezbolá. Pero lo cierto es que el gobierno de Israel venía planificando esta invasión desde 1994. Según un articulo del San Francisco Chronicle: “Hace más de un año un oficial de alto nivel del ejército israelí dio presentaciones en power point, oficiales y extraoficiales, ante diplomáticos de Estados Unidos y otros países, periodistas y especialistas, que describían el plan de ataque que está llevando a cabo ahora con todos los detalles”. (Revolución nº 55, 30 de julio de 2006).

En los meses anteriores a la invasión, Israel lanzó más de 6.000 misiles a Gaza. ¿Podemos creer entonces que la invasión ha sido causada por la captura de dos soldados israelíes? Sin duda que esta excusa no es más que una patraña lanzada por los imperialistas para llevar a cabo un asalto a mansalva, una patraña que ha sido auspiciada por el imperialismo yanqui. Pues, George Bush ha dicho repetidamente en todos sus discursos que: “Israel tiene derecho a defenderse contra el terrorismo”.

El imperialismo yanqui no sólo ha alentado al ejército israelí a materializar su invasión, sino que además, ha hecho todo lo posible para que nadie pueda oponerse a ella. Estados Unidos se opuso a que el Consejo de Seguridad de la ONU criticara la escalada en el Líbano y saboteó la solicitud de cese al fuego propuesta en Rusia en una reunión del G-8.

Para los imperialistas yanquis existe un interés enorme por que Israel tome el control de oriente. Debido a que el gobierno de Israel es a todas luces un gobierno en manos de Estados Unidos, por lo que en el fondo sería Estados Unidos y no Israel quien tenga el control total de la zona. Para nadie es un misterio que Oriente Medio es una región rica en petróleo y además una zona estratégica donde los yanquis pueden instalar sus bases militares y poder llegar en poco tiempo a cualquier parte de Asia y África.

Controlando el Líbano Estados Unidos se aprestaría a enviar sus tropas a toda la región. Es decir, en las actuales ofensivas en el Líbano los soldados se entrenan para llevar a cabo una invasión regional.

Yanquis e Israelíes dicen que su objetivo son los militantes de Hezbolá. Pero para terminar con Hezbolá no se necesita tal ofensiva, ya que Hezbolá no es una fuerza que tenga la capacidad ni los planes de llevar adelante una guerra contra un ejército regular. Es más, ni siquiera puede contar como aliado de envergadura, ya que el Líbano no cuenta con un ejército. Por otra parte, las acciones militares que se han llevado a cabo no son en contra de Hezbolá, sino que en contra del pueblo en general. Las bombas lanzadas por los aviones caza de Israel caen en zonas en donde ni siquiera existen miembros de Hezbolá.

Los soldados expansionistas han aislado a la población libanesa, todos los puentes fueron bombardeados, el aeropuerto y las pistas de aterrizaje de Beirut fueron destruidos por completo, los puertos fueron bloqueados por embarcaciones armadas, se bombardean camiones con alimentos, taxis con familias escapando, colegios y ambulancias en movimiento. Israel atacó con bombas un hospital argumentando que “pensaban que era un depósito de armas de Hezbolá”. La masacre llevada a cabo por los soldados israelíes es de tal magnitud, que en el Líbano ya no hay luz eléctrica, agua, alimentos ni combustibles.

Según las cifras entregadas por organismos internacionales, más de un tercio de los muertos en manos de los soldados imperialistas son niños ¿se puede hablar acaso de niños terroristas? Lo cierto es que los israelíes al igual que los soldados nazis vienen generando esta escalada que pretenden sea una masacre relámpago (de corto tiempo) y en su locura por ver sus manos manchadas con la sangre de las masas de oriente.

Lamentablemente los gobiernos de los países de Oriente Medio están en manos de grupos conservadores religiosos, los que más que liberar a las masas del imperialismo, son una tremenda traba. Ellos mismos han propiciado componendas con los imperialistas para ahogar los alzamientos de las masas contra la opresión y la explotación. Sin ir más lejos el mismo Hezbolá recibió apoyo de Israel y Estados Unidos para combatir en el pasado a la Organización de Liberación Palestina (OLP). Ante este panorama, las masas Libanesas no cuentan con una organización que genuinamente luche por liberarlos y enfrentar a los invasores imperialistas, el pueblo libanés se encuentra en estos momentos totalmente indefenso, sin lineamientos ni estrategias para resistir esta masacre.

¡Manos yanquis y sionistas fuera de oriente!
¡Apoyar la resistencia de los pueblos de Palestina, Irak y el Líbano!