Make your own free website on Tripod.com

Corrupción en Chile
CUANDO ROBAR SE TRANSFORMA EN UN DEPORTE

Durante el gobierno de la Junta Militar Fascista, diversos sectores que hoy componen la “Concertación”, criticaban duramente el actuar de la Dirección General de Deportes y Recreación (Digeder) y la falta de una política deportiva. Después de pasados 17 años de gobiernos de la Concertación, Chile sigue adoleciendo de una política deportiva efectiva y concreta. La antigua Digeder ha cambiado su nombre a Chiledeportes, pero hoy sigue tan inoperante como antes. Pero eso no es todo, Chiledeportes no sólo es una entidad que no cumple sus funciones, además se ha convertido en un preciado botín para los políticos burgueses.

En Chile no existen políticas deportivas

En el último tiempo, numerosas fueron las quejas por parte de deportistas de las más variadas ramas en contra de Chiledeportes. Las duras críticas llovían con fuerza y todas apuntaban hacia una misma dirección: el nulo apoyo del Estado hacia los deportistas.

El gobierno, por su parte, sostenía que sólo apoyarían a aquellos deportistas destacados y que no se harían cargo de aquellos que no contaban con mayores triunfos. Sin embargo, jóvenes atletas campeones de torneos internacionales increpaban a subsecretaria de Deportes, Catalina Depassier de que ellos tampoco contaban con ningún tipo de apoyo estatal. La respuesta de la subsecretaria a estos reclamos fue aún más vergonzosa. Ella ni siquiera estaba al tanto de los torneos, y lo que es peor aún, no conocía a los atletas.

El caso más alarmante se presentó cuando en el mundial de jockey femenino, disputado en Santiago de Chile. Jugadoras y técnicos alegaron que el Estado estaba totalmente ausente en materias deportivas. Los familiares de las jugadoras sostenían una y otra vez “los triunfos que se obtengan, sólo serán triunfos del equipo”. Finalmente, el equipo chileno se coronó campeón sin contar con apoyo alguno.

Los sectores parlamentarios -queriendo poner paños fríos a los cuestionamientos y críticas- invitaron al equipo de jockey al Congreso para “rendirles un homenaje”. Pero al llegar al Congreso, las jugadoras se encontraron con una gran ausencia de diputados y senadores y sin bastar con esto, el Presidente del Senado las felicita por el triunfo obtenido “en el mundial jugado en España”. La reacción generalizada no pudo ser otra que la indignación ante tantas humillaciones por parte del Estado burgués ante los deportistas.

DELINCUENTES COMUNES APANDILLADOS EN EL GOBIERNO

El 20 de octubre, mientras el senador Guido Girardi se revolcaba en banquetes y reuniones con los imperialistas chinos, en Chile estallaba un gran escándalo al saberse que Contraloría detecta graves irregularidades en proyectos de Chiledeportes. El 90% de los proyectos aprobados a fines del 2005 (período de campaña electoral) presentan anomalías. Sin bastar con esto, se descubre que Chiledeportes entregó a la empresa fantasma Publicam 8,9 millones de pesos para financiar un proyecto que nunca se realizó.

Publicam es una empresa que no cuenta con una dirección exacta, tiene entre sus integrantes personas ficticias y muertas y figura como su presidente un campesino pobre que no tiene la menor idea de toda esta red de corrupción. Publicam aparece entregando a Girardi facturas por cerca de 25 millones de pesos. Sin duda que estas facturas son falsas y hasta el mismo Girardi lo ha reconocido. Esa misma empresa entregó también sus servicios al megamillonario candidato fascista a la presidencia, Sebastián Piñera y a su lugarteniente Lily Pérez.

Cinco días más tarde son destituidos todos los directores regionales de Chiledeportes. Pero no pasaron 24 horas más y se descubría una lista en la que nueve diputados del Partido Por la Democracia (PPD) aparecían recibiendo 1,5 millones de pesos cada uno directamente de Chiledeportes.

Según informa Servicio de Impuestos Internos (SII), 67 son las empresas vinculadas con los gestores de Publicam. Pero Publicam es sólo la punta del iceberg, existe un número importante de empresas similares a Publicam, entidades que estaban encargadas de vender facturas falsas a los candidatos electorales, quienes luego las presentaban y eran reembolsados en sus gastos. Lo “extraño”, es que en medio de esta investigación -y cuando todos tienen claro que Publicam es parte importante de toda esta red de estafas- el principal sospechoso de encabezar esta empresa, Juan Meyerholz, hizo abandono del país el día 21 de noviembre, autorizado por el mismo tribunal que lo “investiga”, pasando por alto el hecho de que se presentara una querella en su contra por el Servicio de Impuestos Internos.

A cada día que pasa aparecen más y más entidades y sujetos involucrados en estafas. No hay sector alguno de la Alianza ni de la Concertación que se vea librado de esta red de delincuencia. Por su parte, los revisionistas, campeones en presentar querellas y atacar a los luchadores populares, guardan un silencio cómplice ante estos inescrupulosos. Pues, en su finalidad de conquistar uno que otro silloncito parlamentario, deben presentar un examen de buena conducta ante el gobierno pro-imperialista de Bachelet.

GOBIERNO DE CHILE UNA CUEVA DE RATAS

Michelle Bachelet:
Militante del Partido Socialista, fue una de las primeras en salir al paso del escándalo y manifestar que el gobierno enviará a los culpables a los tribunales “caiga quien caiga” y que “El gobierno está y va a estar alerta para garantizar un trabajo adecuado, responsable, honesto y transparente ante el país”. (La Nación, 04 de noviembre del 2006). Pero, al mismo tiempo que emite estas palabras, Bachelet nombra presidente de la Empresa de Ferrocarriles del Estado (EFE) a Guillermo Díaz, quien es el único que continúa procesado por otro gran escándalo de corrupción, el caso Mop-Gate. Por otro lado, se dice que el gobierno actuará de tal forma con el fin de evitar la corrupción, lo que resulta una contradicción a todas luces, ya que son los mismos personeros de gobierno los involucrados en los robos.

Una reacción bastante burda tuvo Michelle Bachelet al ver que el grueso de la Concertación estaba involucrado en esta red de corrupción. No se le vino a la mente nada mejor que culpar a todos indiscriminadamente. Con su recurrida frase de que este es un “problema país”, puso en el mismo tapete al pueblo trabajador y a los corruptos de sus camaradas, eso no es otra cosa que una defensa en bloque a los rateros y un insulto al pueblo de Chile.

En otra de sus jugadas, Bachelet lanza un “proyecto de transparencia” al senado, sin embargo, ese mismo proyecto ya existía y había sido aprobado en el 2003, por lo que su “nueva” propuesta no era más que una nueva maniobra para intentar aparentar transparencia ante los medios de información.

Luego de su gira por Vietnam y Nueva Zelandia y de vuelta en Chile, Michelle Bachelet defendió en bloque a la Concertación y a sus militantes. En una penosa escena, parafraseando a Ricardo Lagos, sostuvo: “a pesar de que todos estos hechos son indignantes, quiero decir que efectivamente las instituciones están funcionando”. (La Nación 23 de noviembre). Frente a todo lo ocurrido se podría decir cualquier cosa, menos que las instituciones funcionan; a esta altura uno no sabe si Michelle Bachelet se encuentra en sus cabales o si consume algún tipo de droga extremadamente enajenante que no le permita percibir lo evidente.

Luego, Bachelet propuso ampliar las sanciones a quienes cometan ilícitos en la normativa de financiamiento electoral y la eliminación de los aportes de empresas privadas a las campañas políticas. Lo que faltaba, que Bachelet se volviera utópica y farsante ¿Pretende que mediante un proyecto de ley diputados, senadores, alcaldes y todos los candidatos renuncien a sus componendas con los grandes empresarios? ¿Acaso no está en conocimiento de que son los grandes burgueses quienes financian las campañas de los candidatos, quienes una vez electos devuelven los favores concedidos? Tal vez Bachelet debiera preguntarse porqué en cada reunión de grandes corporaciones -como las de Icare- los magnates de Chile aplaudían de pie a Ricardo Lagos y le extendían sus felicitaciones.

Ricardo Lagos Weber
Militante PPD, Ministro secretario general de gobierno. En el poco tiempo que lleva Bachelet en la presidencia ha demostrado una estupidez sorprendente. Por lo que tenemos todo el derecho a pensar que el hecho de ser hijo del “socialista” Ricardo Lagos Escobar es el elemento de mayor relevancia en su currículum. Una cuestión para nada extraña en los gobiernos burgueses, sólo miremos el gobierno de la mayor bestia imperialista, Estados Unidos, en donde Bush junior ha hecho su carrera política con el único argumento de ser hijo de un ex presidente.

A pocos días de saberse los primeros antecedentes de este gran escándalo, Lagos Weber descartó el desvío de dineros de Chiledeportes al financiamiento de campañas electorales. El vocero de gobierno enfatizó: “Lo descarto, porque la Contraloría dice en su informe que no hay ningún indicio que diga que esta plata haya sido desviada para fondos de campañas”. (El Mercurio, 5 de noviembre). Al poco tiempo el vocero tuvo que tragarse sus palabras, las que ante tanta evidencia hubiera sido un disparate seguir repitiéndolas.

Ante los numerosos cuestionamientos y las fuertes críticas tanto al gobierno como a su gestión ha salido al paso con puras falacias y demagogia. Ha llegado a plantear que quienes lo critican y piden su renuncia primero deben ganar las elecciones para sacarlo del cargo. Esa es una actitud propia de un niño mimado que cree que todo lo que hace debe permitírsele porque él es dueño de los juguetes.

Su pésima gestión ha sido respaldada en pleno por el PPD. El mismo Sergio Bitar, presidente del PPD señaló: “Quiero decir hoy día mi pleno respaldo y de todos los miembros del PPD y, por cierto, de la Concertación al ministro Lagos Weber. Creo que los ataques de la derecha están poniendo también una mirada nueva para que no seamos ingenuos, hay sectores de la oposición que buscan es deteriorar y debilitar al gobierno, aprovecharse de estos problemas, más que luchar contra la corrupción”. (La Tercera online 18 de noviembre).

Este espaldarazo se le ha dado para aquietar las aguas, luego de conocerse que su jefe de gabinete tenía conocimiento de todos los movimientos truculentos de dinero. Lo que hace a Lagos Weber uno de los principales responsables de la red de corrupción.

Guido Girardi
Senador y militante del PPD. Hace unos años Guido Girardi envió 25 mil cartas de una campaña interna del PPD con cargo al presupuesto del congreso. Ese suceso que había permanecido olvidado hoy vuelve a la memoria al saberse que este personaje sigue en sus andanzas.

A fines de octubre se descubre que Publicam le vendió facturas falsas para rendir cuentas. Girardi, al no tener argumentos en su defensa no halló nada mejor que culpar a “todos” de ser un ladrón al plantear que “la historia de las irregularidades, por culpa de todos, viene de los años 90”. (El Mercurio, 5 de noviembre del 2006).

Una ex militante PPD, Nora Pérez, declaró que su nombre figura en una documentación fraudulenta entregada por Girardi al Servicio Electoral. El documento era un recibo de 1,2 millones de pesos con fecha del 20 de octubre del 2005 por concepto de pago de “arriendo de una bodega de Santiago Centro para almacenaje de propaganda”. La afectada que niega haber recibido tal suma de dinero, asegura: “Si hay algún documento con eso, quiere decir que me falsificaron la firma”. (La Segunda, 4 de noviembre).

Girardi, aún cuando por la fuerza de los hechos ha debido reconocer que compró facturas falsas, sigue declarando su inocencia, este show lo ha llevado a tal punto que ha terminado presentándose a sí mismo como una víctima. La mejor explicación que ha encontrado es que para desacreditarlo “Ha habido una intención política, un aprovechamiento contra el PPD”. (El Mercurio, 5 de noviembre).

Esta tesis la ha ido desarrollando hasta llegar al absurdo, llegando a presentar él una querella por fraude al Fisco, denunciando una red de corrupción en Chiledeportes. Si hasta llegó a decir que: “Queremos saber cuál fue el destino de estos dineros y quiénes fueron los beneficiarios de estos robos. Estamos hablando de un caso que no es puntual sino de una red sistemática de corrupción para apropiarse de recursos fiscales”. (La Tercera online, 10 de noviembre). Resulta increíble ver como un delincuente común como Girardi se da a la tarea de “perseguir a los corruptos”.

El hecho de haber tenido que reconocer la compra de facturas falsas lo ha puesto en el ojo del huracán. Todos quienes en una primera instancia pretendieron llevar a cabo una defensa de su persona, hoy han tenido que reconocer -muy a su pesar- que Girardi es un corrupto y ladrón.

Catalina Depassier:
Militante DC, subsecretaria de Deportes, intentó blanquear la institución y hacer entender que los casos de corrupción son eventos aislados, señalando que los involucrados no eran más que “diez o quince personas” y luego, en su afán de justificar lo injustificable llegó a decir que: “Yo creo que aquí se ha generado la expectativa de que las platas fueron usadas para la campaña y por eso van a hacer políticos. A la luz de lo que yo sé, eso no es tan así”. (El Mercurio, 29 de octubre). Hoy, sin embargo, queda demostrado que no son diez ni quince, sino muchos más y que el dinero robado si fue usado para campañas políticas y que peor aún, otra parte del dinero se usó para comprar facturas falsas y luego ser reembolsados los “gastos”.

Tiene gran responsabilidad en lo acaecido, ya que los dineros que fueron a parar a las manos de los políticos burgueses salieron directamente de Chiledeportes, organismo que ella encabeza.

En un callejón sin salida, no tuvo más que reconocer las irregularidades en su gestión y prometer un futuro transparente, algo así como un “nunca más” propio de quien no tiene ninguna salida a la cual echar mano: “Lo importante es que vamos a limpiar todo, vamos a descubrir las situaciones de corrupción y vamos a hacer una nueva historia de aquí en adelante”. Eso no es otra cosa que admitir que en la propia gestión se ha robado, sin embargo, la subsecretaria de deportes fue respaldada desde la presidencia y hasta el día de hoy se sigue desenvolviendo en su cargo.

Sergio Bitar:
Presidente del PPD y principal defensor de Michelle Bachelet y Guido Girardi. De un tiempo a esta parte la Concertación tiene todas sus cartas apostadas a Bitar como el salvavidas del conglomerado. Esto luego de que asumiera la vocería del Ministerio de Educación durante la revuelta estudiantil de mayo.

A los días de que estallará este escándalo ejerció una defensa ciega de Girardi planteando que: “El tipo de acusaciones y ataque contra el senador Girardi traspasan los límites en que puedan fundarse afirmaciones serias sobre datos concretos. Yo me temo que existan algunos interesados en hacer una operación de daño sistemático a su imagen política y eso tampoco lo toleraremos, de manera que vamos a proceder en las próximas horas en torno a esta línea”. (El Mercurio, 4 de noviembre).

Como se aprecia, Bitar desde un inicio viene ejerciendo una vieja treta, la de voltear la tortilla y presentar al culpable como víctima, cosa que hasta estos momentos. Lo más sorprendente es que al mismo tiempo intenta mostrar a su partido y al gobierno como entidades incorruptibles: “No podremos ni tendremos tolerancia con la corrupción; el PPD no tiene tolerancia, tolerancia cero con la corrupción”. (La nación, 18 de noviembre).

Su defensa corporativa no se diferencia en nada de la de sus compinches apandillados en el gobierno. También él plantea que el problema de la corrupción es un “problema de todos” y que, por lo tanto, la responsabilidad y las soluciones les corresponden a todos.

Belisario Velasco:
Ministro del Interior y oscuro personaje de los gobiernos de la concertación. En septiembre proclamó una campaña de investigación para detener y sancionar a los “violentistas” que actúan encapuchados en las manifestaciones. En este contexto ordenó la detención de 4 personas que serían responsables de fabricación de bombas molotov y de posesión de material subversivo al interior de una casa okupa en Santiago. Pero, todo resultó ser un montaje de Belisario Velasco y una campaña mediática para intentar demostrar que el gobierno no aceptará disidencias.

El trabajo de inteligencia de Velasco y compañía, más parecía un guión cinematográfico de una película de cine yanqui.

Su mayor preocupación no es defender la inocencia de sus correligionarios ni la mancillada imagen de los gobiernos de Lagos y Bachelet, sino y encargarse de que la concertación no se quiebre y siga enquistada en los puestos de poder. En este sentido, nuestro 007 criollo ha sostenido “Vamos a tener Concertación para rato, hasta el término del gobierno de la Presidenta Bachelet y el próximo candidato también va a ser de la Concertación”. (La tercera online, 23 de noviembre). Con estas proféticas palabras el Velasco quiere demostrar que a pesar de todos los escándalos en que los gobiernos de la concertación se han visto envueltos, nadie podrá oponérseles en el juego de las urnas. Su actitud está impregnada de la más extrema soberbia, al tiempo que no plantea la crítica alguna a la corrupción. Para él más importante que se mantenga la probidad es que se mantenga el gobierno.

 
 

 

GOBIERNO ANTI-POPULAR SUBSIDIA A LA GRAN BURGUESÍA

Entre abril y octubre del pasado año salieron a la luz numerosas irregularidades en Chiledeportes. Solamente nueve instituciones presentaron 923 proyectos y lograron acaparar el 50% de los fondos.
421 proyectos ganadores correspondían a Vidadeportes, una fundación ligada con Eduardo Frei Ruiz-Tagle.
Siete mil millones de pesos fueron repartidos entre: Fundación Deportiva Universidad Católica, Club Deportivo Universidad Católica, Cordeportes y Club Social y Deportivo Iván Zamorano. Las primeras dos entidades pertenecen a los sectores más reaccionarios de la gran burguesía; la tercera es propiedad de la Cámara Chilena de la Construcción y la última pertenece al ex futbolista Iván Zamorano, quien acuña una fortuna de 70 millones de dólares y tal como cualquier empresario concertacionista lucra del deporte. Según el mismo Zamorano, su ciudad deportiva tiene precios que “están absolutamente dentro del rango que puede pagar la gente a la que está dirigida, que es el público ABC1 y parte del C2”. (revista Capital, nº 138, p.26).
Con estos antecedentes queda bastante claro cual es la verdadera finalidad del Estado burgués y sus gobiernos anti-populares, el asignar jugosos recursos a las grandes corporaciones, mientras que el pueblo se ve totalmente privado de contar con canchas y con los implementos básicos para desarrollar cualquier actividad deportiva. El gobierno simplemente no los toma en cuenta