Make your own free website on Tripod.com

En Nepal se ha consumado una gran traición revisionista

El 21 de noviembre de 2006 quedará registrado como un día nefasto en la historia de la lucha revolucionaria del proletariado y el pueblo de Nepal. Este día quedará registrado en la historia del movimiento comunista internacional como un día de traición a los principios mlm. Es el día en que la dirección del Partido Comunista de Nepal (maoísta), encabezado por Pushpa Kamal Dahal –“Prachanda”- le colocó firma a un proceso contrarrevolucionario que se venía gestando en el interior del Comité Central desde hace años.

El día a que nos referimos, es el día en que el Presidente del PCN(m) y el Primer Ministro Girija Prasad Koirala firmaron un acuerdo de paz que en principio pone fin a la guerra civil revolucionaria que se inició el 13 de febrero de 1996 con un costo de 13.000 vidas (la gran mayoría pertenecientes a militantes del partido y el pueblo nepalés). Este acto constituye un abandono de la vía revolucionaria y una capitulación ante el Estado burgués-feudal, los imperialistas y los expansionistas indios.

Koirala es un reconocido reaccionario, viejo colaborador de la monarquía y los imperialistas yanki-británicos. Uno de los principales líderes del partido del Congreso con fuertes lazos con el Estado indio. Prachanda (“el feroz”) fue un comunista revolucionario mlm que contribuyó al inicio y desarrollo de la Guerra Popular en Nepal aportando esa valiosa experiencia al enriquecimiento de la ciencia revolucionaria mlm, pero, que -siguiendo los pasos de Berstein y Kautsky- desvío su camino adoptando una línea burguesa, reformista, oportunista y contrarrevolucionaria, una línea revisionista. Koirala y Prachanda han estrechado sus manos para sellar su pacto contra el proletariado y el pueblo de Nepal.

En este momento todos los logros obtenidos por las masas revolucionarias, dirigidas por el Partido, están gravemente amenazados. Los cuadros revolucionarios y las masas revolucionarias de las zonas liberadas o controladas por los maoístas se encuentran ahora seriamente expuestas a ser masacradas por el Ejército Real Nepalés (ERN). El “camino Prachanda” no conduce ahora a una República de Nueva Democracia, se ha desviado a una República burguesa de viejo cuño que vacila aún ante la Monarquía (que conserva la lealtad al ejército). ¿Cómo ha sido posible una traición de tal magnitud por parte de la dirección revisionista del PCN(m)?

SURGIMIENTO DE LAS PRIMERAS MANIFESTACIONES DE LA LINEA REVISIONISTA CAPITULADORA.

El 1° de Junio de 2001, constituye un punto de quiebre en la guerra civil revolucionaria de Nepal. Ese día el rey BIRENDRA fue asesinado junto a toda su familia. Este crimen fue urdido por los imperialistas asociados con las clases dominantes monárquico-feudales. El motivo fue la reiterada negativa del monarca a utilizar el Ejército en la lucha anti-guerrillera. Esta situación entorpecía los esfuerzos de las clases dominantes para aniquilar efectivamente a las fuerzas guerrilleras.

Hasta este acontecimiento las tropas comunistas se habían venido enfrentando a las fuerzas policiales (y en el último tiempo a fuerzas especializadas en la lucha anti-guerrillera). Lejos de ser derrotados, los maoístas eran cada vez más poderosos. Sus acciones iniciadas en 1996 los había llevado a formar (para 1998) zonas guerrilleras en 15 de los 75 distritos en que se divide Nepal. En ellas se establecieron COMITES POPULARES SEMI-CLANDESTINOS. Para fines del año 2000 ya existían ZONAS LIBERADAS en que el poder popular era ejercido casi abiertamente, abarcando miles de kilómetros cuadrados con una población de varios millones de personas (región occidental). En ellas las fuerzas policiales habían sido barridas en varias docenas de distritos.

En el trono ahora se instala Gyanendra, el hermano del rey asesinado. Este de inmediato utiliza al Ejército real contra los guerrilleros maoístas. Recibe al mismo tiempo una creciente ayuda militar y financiera por parte de los imperialistas y el Estado indio. Sin embargo en el ejército aún conmocionado por el asesinato del rey, se producen importantes contradicciones que amenazan agudizarse. Simultáneamente comienza a crecer fisura entre la facción monárquica y la facción parlamentaria por el mismo motivo.

Por otra parte, al mes siguiente, el Ejército Popular de Liberación (EPL) desarrolla una ofensiva con importantes acciones militares. El PCN(m) convoca a un paro nacional que tiene pleno éxito, al contribuir a desestabilizar la situación política nacional. En estas situaciones: en las que las fuerzas revolucionarias obtienen nuevas victorias y las clases dominantes se debaten en una aguda crisis, la Dirección del PCN(m) lejos de aprovechar el momento para lanzar una ofensiva que agudizara aun más la crisis en que se encuentra el viejo Estado monárquico le lanza un verdadero salvavidas en la forma de un alto al fuego unilateral por parte del EPL y negociaciones que se prolongaran por 4 meses.

Los puntos para negociar planteados por Prachanda son:

-FORMACIÓN DE GOBERINO PROVISIONAL
-UNA NUEVA CONSTITUCION
-ESTABLECER LA REPUBLICA, demanda sustituida por GOBIERNO PROVISIONAL Y ASAMBLEA CONSTITUYENTE.

Se reconocía que estas demandas correspondían a una REPUBLICA BURGUESA muy lejos de una REPUBLICA DE NUEVA DEMOCRACIA pero se alegó que ello sólo correspondía a una “táctica flexible” destinada a ganar a los sectores republicanos de la burguesía.

Estos 4 meses de diálogo fueron aprovechados por las reaccionarias fuerzas monárquicas para recomponerse, resolver sus contradicciones internas y preparase para una ofensiva militar contra los maoístas.

El 21 de noviembre el Estado monárquico rompe el diálogo aprestándose para atacar. Dos días más tarde el EPL destruye completamente el cuartel militar de DANG. En esta nueva etapa de la guerra civil revolucionaria el EPL deberá enfrentarse al ERN continuamente. Hasta ese momento (un lapso de 7 años) habían muerto 3.000 personas, con el ingreso del Ejército real a la guerra más de 5.000 personas (la mayoría, campesinos pobres acusados de maoístas) son masacrados durante el año 2002.

El 26 de noviembre de 2001, la monarquía suspende todas las garantías constitucionales e instaura el estado de emergencia. En mayo de 2002 disuelve el Parlamente y en octubre el rey asume directamente el poder del estado. Esto es resultado de continuas derrotas del Ejercito Real y paros nacionales (uno de 5 días en abril). Aprovechando esta sitaución la dirección del PCN(m) insiste en llamar a las fuerzas parlamentarias burguesas para combatir la autocracia planteando un PROGRAMA MINIMO COMUN conteniendo los puntos ya señalados más arriba.

Ante los avances comunistas en Nepal los imperialistas yanqui-británicos y el Estado semi-colonial indio incrementó su ayuda al rey. China y la Unión Europea expresan su preocupación y la ONU (tribuna de los imperialistas y los gobiernos burgueses semi-coloniales) se ofrece como mediador en FUTURAS NEGOCIACIONES si las dos partes lo piden. A fines del 2002 la revolución está instalada en los 75 distritos que conforman el mapa político de Nepal. La GUERRA POPULAR PROLONGADA ya había alcanzado la etapa de equilibrio estratégico en la que el EPL y el ERN se encuentran ‘empatados’. Existen dos poderes: un Estado en formación, el Estado de Nueva Democracia que se desarrolla y se hace poderoso en las zonas liberadas, basado en la fuerza revolucionaria de las clases explotadas, y un Estado en decadencia, el Estado burgués-monárquico sustentado por las clases explotadoras imperialistas, burguesas y feudales, se defiende tratando de conservar su poder.

En febrero de 2003, la Dirección del PCN(m) por segunda vez declara una tregua unilateral e inicia con la monarquía una ronda de negociaciones que dura 7 meses. En este nuevo diálogo el Partido vuelve a reiterar sus exigencias, mientras que paralelamente busca la formación de un FRENTE COMUN ANTI-MONARQUICO con todos los sectores republicanos de la burguesía y pequeña burguesía. Levanta para ello un PROGRAMA COMÚN DE CAMBIO DEMOCRÁTICO PROGRESIVO en el país. Internamente se argumenta que así se prepara el terreno para la ofensiva estratégica y la insurrección general (una vez que sea rechazada por la monarquía la agenda política del PCN(m))

El 27 de agosto de 2003, el gobierno real, sintiéndose preparado para emprender una ofensiva contra la insurgencia maoísta, rompe las negociaciones. En adelante el PCN(m) inicia una fase de transición en la Guerra Popular. Esto es pasar de la etapa de EQUILIBRIO ESTRATÉGICO a una etapa de OFENSIVA ESTRATÉGICA. Esta nueva etapa fue dividida en tres fases:

La primera, con ACCIONES DESCENTRALIZADAS
La segunda, con ACCIONES RELATIVAMENTE CENTRALIZADAS
Y la tercera, con ACCIONES ALTAMENTE CENTRALIZADAS.

Es así como el Ejército Popular de Liberación, llevando adelante este plan, realiza múltiples ataque contra las fuerzas armadas del rey. Golpeada por apabullantes victorias de las fuerzas revolucionarias, la monarquía intenta recuperar la iniciativa en la guerra. Para ello el rey Gyanendra, el 1° de febrero de 2005, asume el poder absoluto, tomando el control directo del gobierno en Katamndú. Simultáneamente impone la ley marcial en todo el territorio, bloquea las comunicaciones e impone la censura directa sobre todos los medios periodísticos. Miles de activistas políticos opositores son detenidos y llevados a cárceles secretas. Los dirigentes de los principales partidos burgueses (viejos colaboradores de la monarquía) fueron puestos bajo arresto domiciliario, incluyendo a 5 ex primeros ministros del gobierno real. La monarquía acorralada recurre a medidas desesperadas. Su principal sostén es el ejército.

Las masas revolucionarias dirigidas por el PCN(m) tienen el control sobre un 80% del territorio nacional. Numerosos órganos del poder revolucionario (comités populares) administran las zonas liberadas impartiendo justicia, manteniendo el orden, organizando el trabajo económico, repartiendo tierras y propiedades de los terratenientes, organizando la salud, la educación, la cultura, el bienestar social, etc. Su funcionamiento está regido por una CÓDIGO JURÍDICO PÚBLICO para la administración del Poder Popular de Nueva Democracia. La Guerra Popular se encuentra en su tercera etapa (ofensiva estratégica) y a su vez, está en su segunda fase (acciones relativamente centralizadas).

Con esta situación a su favor la Dirección del PCN(m), una vez más, inicia UNILATERALMENTE un alto al fuego el 3 de septiembre de 2005. En noviembre consigue llegar a una acuerdo de 12 puntos (reiterando las propuestas) que firma en conjunto con la Alianza de Siete Partidos (ASP) burgueses (que mantienen una posición ambigua ante el tema de su la monarquía debe existir o no en Nepal) que se oponen a la monarquía absoluta. La Dirección del PCN(m) PRORROGA UNIALETERALMENTE la tregua con la monarquía.

El 2 de enero de 2006, el EPL dirigido por el PCN(m) pone fin al cese al fuego unilateral al reiniciar los combates contra el ERN. El 6 de abril, el Partido participa en una gran paro nacional, convocado por la Alianza de los Siete Partidos burgueses que durará 3 días. Las masas populares, agitadas por los comunistas revolucionarios y elementos republicanos consecuentes, rebasan el plazo y lo hacen durar 19 días, hasta que el rey (presionado por los imperialistas, el Estado indio y el desborde de las masas) acepta la carta de acuerdo de 12 puntos, renuncia al poder absoluto y cede el gobierno al Parlamento que había disuelto 14 meses antes. El rey Gyanendra, a instancias de la oposición, nombra Primer Ministro a Koirala, que anteriormente ya había ocupado el puesto al servicio de la monarquía.

Durante la realización de este gran paro nacional la Dirección del V declaró el cese completo de las acciones militares del EPL en todo el valle de Katmandú. Justificaba su medida señalando que esto impediría dar un pretexto el Ejército real para reprimir y masacrar al pueblo. No obstante, ello no impidió que en el transcurso del paro las fuerzas policiales y militares dispararan asesinando un total de 22 personas, hiriendo a más de 5.000 manifestantes y detuviesen a decenas de miles.

Con el gobierno en manos de la ASP, el Primer Ministro Koirala, con el apoyo del Parlamento burgués recién instaurado, reanuda e intensifica sus conversaciones con los dirigentes del PCN(m) para conseguir un cese al fuego completo y definitivo, que culmine en un tratado de paz supervisado por la ONU. En concordancia con este objetivo Prachanda escribe una carta (el 24 de julio) dirigida a Kofi Annan (en este momento Secretario General de la ONU) solicitando su intervención en el proceso de paz que se estaba acordando en Nepal. Con este acto el presidente del PCN(m) aceptaba la ingerencia imperialista en el esfuerzo por descarrilar la revolución comunista en Nepal.

LOS CONTENIDOS DEL ACUERDO DE PAZ EN NEPAL.

Las negociaciones entre ambas parte no han sido fáciles. Cada cual ha tenido que superar desconfianzas con respecto del otro. Han buscado sacar para sí un máximo de ventajas y el realizar un mínimo de concesiones. En este ‘tira y afloja’ han debido recurrir a todo tipo de presiones y amenazas contra el otro. Firmado el acuerdo, esta situación se prolongará en el tiempo, disputando cada pulgada de terreno, artículo por artículo en una negociación realizada ‘por arriba’ y de espaladas a las masas populares nepalesas.

Con la firma de la paz todos los reaccionarios del mundo creen haber desmontado la espoleta de una bomba y que ahora sólo queda desarmarla en cada una de sus partes, es por ello, que todos los imperialistas que se sientan en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas han celebrado alborozados este acto. En Nepal, al día siguiente de la firma fue declarado como ‘festivo nacional’ por el gobierno reaccionario.

Las acaloradas negociaciones (y los intereses en juego) han demorado (pero no impedido) el cumplimiento de los principales puntos del acuerdo. El 21 de noviembre de 2002 se consiguió el primer punto más importante para los reaccionarios: PARAR LA GUERRA. Este es un punto no menor porque eran ellos quienes la estaban perdiendo. A continuación, el día 28 de noviembre, se dio el segundo paso: la firma del llamado ACUERDO DE CONTROL DE GESTIÓN DE ARMAS Y EJÉRCITOS que procede a desarmar al ejército que estaba ganando la guerra, es decir, al EPL, y que desarma sólo a una tercera parte del Ejército Real (la policía no es afectada por este acuerdo). Con este acuerdo (si es llevado a cabo) las masas revolucionarias quedan desarmadas (sin poder) y el rey con un ejército disminuido que conserva su poder. Si Prachanda consigue detener la guerra popular y desarmar al Ejército Popular de Liberación el pueblo nepalés quedará indefenso ante sus tradicionales enemigos; la estructura de clases y la condición semi-colonial y demi-feudal de Nepal se conservarán en lo esencial.

La Dirección revisionista del PCN(m), al firmar los dos primeros acuerdos renunció a la República de Nueva Democracia, al socialismo y al comunismo. En su búsqueda para desarrollar un FRENTE ÚNICO de lucha contra la monarquía semi-feudal fue demasiado lejos y llegó a transar principios revolucionarios mlm para conseguir una alianza con los dirigentes de una burguesía burocrática que históricamente no ha sido consecuentemente republicana. Por este camino y aplicando una línea oprtunista, revisionista (‘desarrollo de la democracia en el siglo 21’), ha optado por el establecimiento de una Democracia burguesa para Nepal. En ella, estos revisionistas surgidos al interior del maoísmo, se ven ocupando cargos parlamentarios y de gobierno.

Durante el mes de enero de 2007, la Dirección revisionista del PCN(m) acordó con e gobierno una CONSTITUCIÓN PROVISORIA ‘perfeccionable’. A continuación los 7 partidos y los prachandistas formaron un PARLAMENTO PROVISIONAL de 330 escaños. Los 3 partidos principales: Partido del Congreso, PCN(m) y el Partido revisionista de viejo cuño, el PCN (m-l unificado). Estos, por ser más importantes obtienen 83 escaños cada uno. Los escaños que sobran se los reparten entre 5 partidos más pequeños. Los nuevos parlamentarios fueron designados ‘a dedo’. La bancada prachandista eligió como jefe a Krishna Badahur Mahara (que fue vocero del PCN(m) durante las negociaciones de paz). Según los acuerdos, en junio de 2007 deberían realizarse elecciones parlamentarias para formar una ASAMBLEA CONSTITUYENTE que redacte una NUEVA CONSTITUCIÓN. La asamblea decidirá la suerte de la monarquía. Desde ya Prachanda ha declarado que aceptará la decisión de la Constituyente. Por ahora, estos revisionistas sólo cuentan con una cuarta parte del actual parlamento provisorio. Aún falta la formación del gobierno provisional el que estará formado por los representantes de los 3 partidos principales (posiblemente Prachanda será uno de ellos).

APRENDER DE LA REVOLUCIÓN NEPALESA, DESENMASCARAR EL REVISIONISMO DE PRACHANDA.

La lucha revolucionaria de los comunistas (mlm) está compuesta por éxitos y fracasos, por victorias y derrotas, pero también por traiciones grandes o pequeñas. Como maoístas consideramos esto como parte de nuestra lucha, como algo natural. Como la lluvia que nos moja o el sol que nos alumbra. Por tanto, no debemos sorprendernos excesivamente. Lo que está aconteciendo en Nepal lo podemos lamentar, pero por lamentable que sea, no podemos (ni debemos) sentarnos a llorar a la orilla del camino. Por el contrario, debemos sacudirnos del polvo revisionista y continuar marchando hacia adelante.

De lo que acontece en Nepal debemos sacar lecciones que nos hagan más listos para enfrentar al enemigo de clase. De las grandes traiciones podemos extraer grandes enseñanzas. Es necesario estudiarlas, reflexionar sobre ellas y prepararnos para enfrentarlas. Las experiencias revolucionarias de Perú y Nepal nos indican que la perspectiva maoísta es correcta. Por este mismo camino se desarrollan las luchas revolucionarias en la India, Turquía y Filipinas. Nuestra tarea internacionalista no sólo consiste en divulgar las experiencias comunistas (maoístas) de lucha revolucionaria en el mundo, sino que también y principalmente la de movilizar a las masas populares para desatar la Guerra Popular en nuestro propio país.