Make your own free website on Tripod.com

Los trabajadores contratistas de la minería exigen
“Igual trabajo, igual salario”

Los trabajadores contratistas son la mayoritaria fuerza de trabajo de Codelco, principalmente es su trabajo el que genera las millonarias ganancias que tiene la empresa y que han abastecido cuantiosamente las arcas fiscales. Sin embargo, sus sueldos corresponden a un quinto de lo que recibe un trabajador de planta por igual labor y jornada.

Esta es la segunda vez en un año y medio que los trabajadores contratistas de CODELCO se movilizan. En enero de 2006, entre la primera y la segunda vuelta presidencial, la movilización de los trabajadores contratistas de Codelco puso en aprietos a los candidatos. Piñera, candidato de la Alianza, los apoyó expresando la justicia de sus peticiones. Lagos, presidente en ese entonces, no tardó un segundo: puso suma urgencia al proyecto de Ley de Subcontratación que dormía en el Congreso por falta de votos y desafió a los parlamentarios opositores a que los dieran y fueran consecuentes con su candidato. Así nació la Ley de Subcontratación con los votos de la Concertación más los de RN.

En Octubre de 2006 cuando Michele Bachelet promulgó la ley de Subcontratación, señaló que se buscaba terminar con los trabajadores de segunda clase. ¿Otro discurso demagógico de esta representante de los intereses del capital?

Claro que sí. A lo largo de este año los dirigentes de los contratistas se reunieron en reiteradas ocasiones con representantes de la empresa y también de las subsecretarias de Minería y del Trabajo, sin embargo estas reuniones no rindieron ningún fruto.

A principios de junio decidieron irse a huelga. Contaban con la experiencia que, del diálogo con los defensores del lucro privado, era poco lo que iban a lograr. (ver cronología)

En enero de 2006 la movilización de los contratistas duró 30 días, en esa oportunidad los trabajadores reclamaban el pago de un bono por el alto precio que había alcanzado el Cobre: exigían la suma de $500.000, sin embargo obtuvieron sólo bonos por $10.000 y $15.000 por concepto de lavado de ropa y una casa de cambio (donde los mineros se visten para la faena).

El congreso de Machalí: se crea la multisindical

El pasado 8 de junio se realizó un congreso de subcontratistas en Machalí (VI Región), donde estuvieron representantes de los trabajadores de todas las divisiones de Codelco. Acordaron convocar a una “huelga nacional” y constituyeron la Confederación de Trabajadores del Cobre.

Como los contratistas son la gran mayoría de los trabajadores de CODELCO y también de las grandes empresas privadas de la minería, el ‘Congreso de Machalí’ resolvió denominar a su organización nacional como ‘Confederación de Trabajadores del Cobre’, agrupando a 80.000 trabajadores de las empresas contratistas de CODELCO y de las empresas privadas del cobre. Acordaron que lo fundamental es que todos trabajan en la minería del cobre y en ello radica su unidad.

Para reforzar la necesidad de cohesión de los trabajadores, el Comunicado de la CFT a los trabajadores de planta de CODELCO, señalaba: “Puedo ser tu hijo, tu hermano, tu vecino, tu amigo y hasta puedo ser tu padre. […] Apoya nuestra huelga […] Quienes iniciaremos la huelga muy pronto, somos tus familiares […] Nosotros no somos enemigos […] Trabajamos en el mismo cerro, tragamos el mismo polvo, corremos los mismos riesgos y todos entregamos el mismo esfuerzo para este país, sólo que nosotros somos más explotados y esta vez dijimos basta…”

Durante los gobiernos la concertación, que esconden tras una fachada democrática una dictadura de clase, la cifra de empleo de trabajadores subcontratistas en Codelco se dispara. De 11.000 en el año 2000 pasan a 30.300 en febrero de 2007, por ello hoy constituyen la mayoría, cada trabajador de planta hay dos contratistas.

El economista de la Universidad de Chile y ex gerente de Codelco (1972), Orlando Caputo señala: “Los trabajadores de las empresas contratistas y subcontratistas tienen remuneraciones que son sólo un 25% o menos, de las remuneraciones que por trabajos similares obtienen los trabajadores de planta. Las remuneraciones promedio mensuales de estos trabajadores se estiman en $250.000. Muchos de ellos trabajan por el salario mínimo.” y agrega: “Se debe tener presente las difíciles condiciones de trabajo en las actividades mineras, particularmente si se compara con el trabajo en las ciudades.”

Ocho buses quemados: se inicia la huelga

El lunes 25 de Junio los trabajadores contratistas de las cinco divisiones de CODELCO iniciaron la huelga, los sucesos más violentos se produjeron en El Teniente con la destrucción de 8 de buses, un camión, dos camionetas volcadas e instalaciones de pesaje destruidas, además de cortes de ruta. Sólo en esta división las pérdidas fueron calculadas entre US$ 8 y 10 millones. Codelco se querelló y el Gobierno se hizo parte en la acción judicial.

Los dirigentes señalaron: “esto es responsabilidad de Codelco que ha dilatado el proceso negociador… la violencia la provoca Codelco” y otro agregó: “con la rabia que tenían por la actitud de Codelco y el estado policial establecido, sacaron palos encendidos de las barricadas y los lanzaron a los buses… la gente tiene rabia contra quienes nos mantienen con sueldos injustos”
“Codelco, que ha querido quebrar nuestra organización y eso no lo va a lograr con la fuerza represiva de Carabineros” sentenciaron finalmente.

La violencia se agudiza más pues el objeto es hacer efectiva y real la huelga, el impedir la producción de las plantas, impedir que suban a los rompehuelgas.

La diferencia entre un trabajador de Codelco y un subcontratado es abismante en cuanto a beneficios y condiciones laborales.

El Mercurio sigue mintiendo

A dos días del inicio de la huelga, El Mercurio publica en primera página un titular que señala: “Hasta $1,7 millón ganan los contratistas de Codelco” y como subtítulo agrega: “Sueldos parten de $183 mil y el promedio es de $450 mil”. Evidentemente con estos elocuentes dígitos, se busca aislar la solidaridad que pueda sentir el resto de los trabajadores chilenos con las protestas de los contratistas. Estas cifras se disparan en relación con lo que percibe un trabajador de otra área, más aún cuando el sueldo mínimo apenas alcanza los $144.000; dividir para gobernar reza el refrán.

¿De donde provienen las diferencias de cifras?

La información entregada por el vicepresidente de Servicios Compartidos de Codelco, Daniel Barría, señala: “hasta $1.775.406 ganan los trabajadores contratistas que se desempeñan en Codelco, según información recopilada entre varias empresas que le prestan servicios a la estatal… El “piso”, en tanto, es de $183 mil”. “El sueldo promedio que reciben los más de 30 mil contratistas que trabajan en Codelco llega a $450 mil líquidos mensuales”. Esta es la única fuente de El Mercurio. La cifra que entrega el economista Caputo citado anteriormente, de $250.00 como sueldo promedio la obtiene de las estadísticas entregadas por los dirigentes sindicales de la CFT.

Y Caputo nos aclara la diferencia “…(esta) se produce porque Codelco calcula el promedio de remuneraciones mensuales, incluyendo los sueldos de los supervisores, ejecutivos, familiares y amigos de los dueños de las empresas contratistas, que tienen elevadas remuneraciones..” y agrega: “Con esto, aumentan el salario promedio de las remuneraciones mensuales, elevándolo a $450.000 por el excesivo peso que tienen los sueldos elevados. Esto es un engaño por parte de Codelco. Con esta trampa se confunde a la sociedad chilena y se desprestigia a los trabajadores.

La gran mayoría que alcanza al 80% recibe salarios en promedio de $250.000. (Ver gráfico)

El imperialismo y los Capitales extranjeros: principales beneficiados

Orlando Caputo y Graciela Galarce, ambos economistas de la Universidad de Chile estiman en 20 mil millones de dólares las ganancias que sólo para el 2006 percibieron las empresas de Cobre extranjeras, y que, dicho sea de paso, controlan el 70% de la producción del Cobre. Estas cifras superan con creces las inversiones extranjeras brutas en minería realizadas ¡desde el año 1974 hasta el año 2005, que en total suman apenas 19.976 millones de dólares según información obtenida del Comité de Inversiones Extranjeras.

La última oferta hecha por los ejecutivos de Codelco (al cierre de esta edición) constituye una burla para los obreros: un bono de 325 mil pesos por trabajador, sujeto a índices de productividad y con plazo de entrega entre el 2008 y 2009, e incluso el 2012. Esto es denunciado por los propios trabajadores, quienes respondieron: “En los próximos días apareceremos con más fuerza porque Codelco está jugando a desgastarnos. No es una amenaza, pero toda nuestra fuerza estará dirigida a parar la producción”, aseguraron.

Caputo deja en evidencia el robo perpetrado por los capitales extranjeros y el estado burgués al reconocer que: “el bono que están exigiendo los trabajadores es sólo 0,9% de la suma de los excedentes de Codelco de 2005 y 2006 (es decir, menos del 1%) y sólo un 0,4% de las utilidades de las empresas extranjeras en los años 2005 y 2006 (es decir, menos de la mitad del 1%), las peticiones de la Confederación de Trabajadores del Cobre constituyen un porcentaje mínimo de los excedentes de Codelco.”

Una de las principales demandas de los contratistas es a “igual trabajo, igual salario”, la subcontratación es una de las muchas formas que han ideado los capitalistas para extraer mayor plusvalía a los trabajadores y acrecentar sus riquezas a costa de la explotación implacable de los obreros y, a través de ellos, de los recursos naturales que son patrimonio del pueblo de Chile. Sin duda, es imprescindible que el proletariado y el pueblo chileno den el salto desde la lucha económica a la lucha política. La toma del poder político y la construcción del Estado de Nueva Democracia, son condición ineludible para el triunfo del trabajo sobre el capital.

 

 

Para una cronología:

Marzo de 2000: Ricardo Lagos y el ministro del Trabajo, Ricardo Solari, enviaron al Congreso un proyecto de ley para regular la subcontratación.
20 de diciembre de 2005: El trabajador contratista Ricardo Burgos inició una huelga de hambre, por falta de soluciones laborales con El Teniente. Los trabajadores exigían un bono de 500 mil pesos y la solución a los problemas con sus horarios de turno.
27 de diciembre de 2005: Los trabajadores de las empresas contratistas anunciaron la realización de un paro si Codelco y el gobierno no responden a sus demandas de mejores condiciones laborales y un bono de $ 500.000 por el alto precio del cobre.
29 de diciembre de 2005: Más de mil trabajadores inician una huelga, con marchas y cortes de caminos incluidos en diversas divisiones de Codelco.
30 de diciembre de 2005: En plena campaña electoral, en su visita a Rancagua, Sebastián Piñera, se reunió con los huelguistas y les dijo: “Codelco sí tiene autonomía en su negociación colectiva con sus propios trabajadores y en los contratos que establece con las empresas contratistas, por eso perfectamente puede llegar a un acuerdo para que el bono les pueda llegar”.
4 de enero de 2006: Piñera en el debate presidencial con Bachelet asegura que su coalición está disponible para aprobar en el Congreso, el proyecto de ley que regula el trabajo en régimen de subcontratación y de empresas proveedoras de servicios.
5 de enero de 2006: Lagos indica prioridad para la discusión inmediata al proyecto que regula el trabajo subcontratado.
23 de enero de 2006: Codelco logra acuerdo con trabajadores de empresas subcontratistas.
16 de octubre de 2006: Se promulgó la Ley de Subcontratación.
16 de enero de 2007: Entra en vigencia la nueva Ley de Subcontratación.