Make your own free website on Tripod.com


Pobladores de Puerto Mott
se organizan y luchan por una vivienda

Con lucha de pobladores de Puerto Montt, que cansados de todos los anuncios de la presidenta y de los gobiernos reaccionarios de la Concertación, deja en evidencia la incapacidad de satisfacer las demandas del pueblo, en particular su retrograda política de vivienda. Son los pobladores sin casa o allegados que se han unido con la firme decisión de solucionar su problema de vivienda, quienes tomaron un antiguo campamento llamado Las Camelias, ubicado en el sector el Mirasol de la comuna de Puerto Montt y cumplir así su anhelado sueño. Un lugar donde construir su casa propia.

La ciudad de Puerto Montt es la capital de la X región, donde predominan las actividades económicas relacionadas y concentradas en los procesos de industrialización de la pesca-mariscos y los procesos productivos agro-pecuarios para la exportación, que son sumamente tecnificados y especializados. Además es la capital provincial y se caracteriza por estar acompañadas de varias actividades complementarias de todo tipo de servicios y de construcción. Son estas algunas razones por la cual Puerto Montt demanda y absorbe una gran cantidad de mano de obra proveniente de otros poblados y ciudades como los Muermos, Cochazo, Calbuco, Maullín, Frutillar, Frecia, Puerto Varas y Llanquihue. Es así que el viejo estado se ha visto sobrepasado en la capacidad de satisfacer la demanda del pueblo por una vivienda propia e infraestructura moderna.

El mismo alcalde de esta comuna sureña, señala que para el 2002 fueron erradicados alrededor de 1600 familias. Pero para finales de ese mismo año ya sumaban más de 50 familias y en la actualidad hay cerca de 150 familias que se han tomado nuevamente ese terreno. Este problema es tan grande que los pobladores esperan que otras 200 familias, al igual que ellos, lleguen a vivir al sector dentro de las próximas semanas.

Son los mismos pobladores quienes han hecho más evidente en estos últimos meses del 2007 esta situación, ya que alrededor de 150 familias sin casa y allegados resuelven dar un primer paso para lograr solucionar su problema de vivienda. Ellos concientes que la casa propia es un privilegio, se han tomado los terrenos del campamento Las Camelias y aseguran que con organización y lucha obtendrán mayores oportunidades.

Solo buscan torcerle así el brazo a esta situación de desprotección social que contrasta con las millonarias ganancias que obtienen los empresarios ligado a la pesca y al sector agro-exportador, quienes se benefician de la explotación de la mano de obra de toda la masa de trabajadores que llegan a la ciudad, donde no todos logran ni siquiera ocuparse en esas largas y agotadoras jornadas de trabajo que responden a las exigencias laborales que se les imponen desde la patronal.

Los propietarios amenazan con desalojar

La empresa Socovesa, el Serviu y la municipalidad de Puerto Montt son los propietarios de este terreno y hace ya bastante tiempo que han enviado un oficio a la Gobernación para que los desalojen a los pobladores de estos terrenos.

Por su parte, los pobladores ha cifrados muchos sueños y esperanzas en torno a la única posibilidad real que se les presenta hoy en día para poseer su vivienda propia. Durante varios meses han recolectado planchas de zinc, madera para confeccionar un hogar para sus familias y sus hijos. Aseguran que no tienen miedo de ser desalojados.

Estan concientes que deben estar unidos para dar una solución a sus problemas de vivienda. De hecho, los pobladores están organizados en dos comités y también existen más de 100 sitios que han sido “loteados”, con improvisadas delimitaciones de nylon o cuerdas, mientras que una veintena de nuevas casas están en proceso de construcción. Es más, uno de los pobladores aseguró que no ha habido disputas entre las familias. Recalcó, “todos nos ayudamos”.

Aunque los pobladores aún no han ido a conversar con las autoridades, su intención inmediata es esperar a que se terminen de instalar todas las nuevas familias en la toma y recién sentarse a conversar con el Serviu y la Municipalidad. Los pobladores estiman que solo esperan un año de plazo para poder gestionar una salida hacia una vivienda propia.

¡SI LA CASA ES UN PRIVILEGIO, LA TOMA ES UN DERECHO!
¡SÓLO LA LUCHA DA LA CASA QUE EL GOBIERNO Y LOS RICOS NIEGAN!